arnoldocuellar

Luisa María Calderón guanajuatiza su campaña

In Análisis Político on octubre 26, 2011 at 4:14 am

A veinte días de las elecciones en Michoacán, la candidata de PAN – Nueva Alianza,  Luisa María Calderón Hinojosa, la famosa Cocoa, ha cerrado las preferencias con el aspirante de la alianza PRI – PVEM, Fausto Vallejo Figueroa.

Las encuestas han variado notablemente, pero la mayoría de ellas muestra un panorama donde la competencia electoral se da entre las dos fuerzas políticas mencionadas arriba, relegando al gobernante PRD y sus aliados de Convergencia y Partido del Trabajo, cuyo candidato es el senador Silvano Aureoles, al tercer lugar y prácticamente fuera de la contienda.

En este escenario, la recta final será decisiva, Por ello y para cumular la mayor cantidad de fuerza y recursos, este lunes estuvo en Guanajuato Calderón Hinojosa, invitada por el gobernador Juan Manuel Oliva, a exponer su situación ante un grupo de empresarios locales.

Hay que tener presente el papel protagónico que ha asumido Oliva en relación con las campañas de su partido en otros estados de la República, como ocurrió en 2010 en entidades como Veracruz, Aguascalientes, Puebla y Oaxaca, con resultados dispares para su causa.

El gobernador guanajuatense no se ha limitado a impulsar a los candidatos, sino que también ha tratado de convencer a priistas y perredistas de formar alianzas de facto con el PAN, como pasó en Nayarit.

Con esas acciones, Juan Manuel Oliva había venido consolidando su fama de operador electoral, más allá de su terreno. Ese prestigio fue precisamente el que sufrió una abolladura tras sus derrotas en la renovación del consejo y la dirigencia estatal de su partido.

Ya vimos, sin embargo, como la capacidad de maniobra palaciega del mandatario le devolvió parte de su buen nombre al colocar las elecciones de candidatos a senadores del estado en la nómina de las designaciones del CEN panista.

Y quizás ha sido en búsqueda de redondear su regreso a la primera línea de batalla nacional, en preparación para la inminente campaña presidencial, por lo que Oliva ha decidido adoptar un papel más agresivo y protagónico en la única elección que resta en este año en la cual, además, participa como candidata la mismísima hermana del presidente de la República.

Luisa María Calderón llegó directo desde Morelia en un helicóptero que le fue enviado por Oliva. La cena se realizó en un hotel boutique de la ciudad de Guanajuato, con una selecta representación empresarial de las principales ciudades del Estado, además del presidente del PAN, Gerardo Trujillo.

La candidata mostró optimismo y seguridad en el resultado del próximo 13 de noviembre, sin embargo, estableció la necesidad de contar con recursos para lograr un cierre que la aleje de sus competidores y le permita cuidar el voto el día de la jornada electoral.

Una de las tesis que se manejó, para lograr el respaldo financiero de los hombres de negocios locales, fue la necesidad de contar con un gobierno aliado, que combata la inseguridad y garantice la tranquilidad en la frontera sur de Guanajuato.

La nómina de los asistentes fue celosamente guardada, por lo que se desconoce si entre ellos había industriales de Moroleón, Uriangato o Yuriria, quienes han visto fuertemente afectada su tranquilidad en los últimos años por las células de grupos delictivos originarios del vecino Michoacán. De haber sido así, ellos podrían haber aportado datos e información dura del reto que deberá enfrentar quien se haga cargo del gobierno de ese estado a partir de febrero del próximo año.

Aunque tampoco se conoce si hubo acuerdos concretos de apoyo, lo cierto es que la cortesía política que Juan Manuel Oliva tuvo con  Luisa María Calderón le conserva como un actor político a tomar en cuenta en la recta final del mandato del presidente Felipe Calderón.

En los hechos, el calderonismo del que presumían los integrantes del Pacto de la Loma, ahora enredados en serias confrontaciones entre sí, ha sido acaparado por Oliva quien, no obstante la complicación de su propio cierre, insiste en mantenerse como fiel de la balanza en el panismo local. Ya veremos con qué resultados, al final del día.

Botepronto

Aunque parece enfrascado en resolver los problemas de abasto de agua en León, lo que significa una agenda compleja, el presidente del Sistema de Agua Potable de ese municipio, Jorge Videgaray Verdad, está más que activo en varias trincheras políticas.

El ex candidato a alcalde por el PRI en León fue invitado por el precandidato Juan Ignacio Torres Landa para repetir en esa posición el próximo año, como parte de su estrategia de conformar una planilla ganadora de aspirantes municipales en el corredor industrial.

Videgaray no aceptó, en principio, pero le contrapropuso a Juani hacerse cargo de la dirigencia priista, manejar las finanzas de su campaña y, por si fuera poco, encabezar la fórmula al senado por el PRI.

Poco antes, el omnipresente constructor participó de manera activa en la lucha sucesoria en la Universidad de Guanajuato, apoyando de palabra y obra al rector del campus Guanajuato, Luis Felipe Guerrero Agripino, para relevar a Arturo Lara, llegando incluso a hablar con algunos integrantes de la junta directiva de la institución.

No ganó esa batalla. También se ve difícil que prospere en la lucha por reaparecer con protagonismo en la política priista. Sin embargo, que nadie lo de por muerto, seguramente hay Videgaray para rato, ya sea en el PRI o en el PAN.

arnoldocuellar@zonafranca.mx

www.zonafranca.mx

A %d blogueros les gusta esto: