arnoldocuellar

Miguel Márquez: dudas que matan

In Análisis Político on enero 30, 2011 at 10:04 pm

El PAN de Guanajuato ha ejercido una hegemonía que cumplirá este septiembre las dos décadas. En ese lapso rigieron cinco gobernadores: dos interinos, Carlos Medina y Ramón Martín; uno producto de elección extraordinaria, Vicente Fox; dos constitucionales: Juan Carlos Romero y Juan Manuel Oliva. Sin embargo, nunca vio en esos años una complicación como la que tiene hoy en puerta.

Salvo los interinos, los tres restantes surgieron de elecciones internas con resultados holgados en dos de ellas, las de Fox y Oliva; y con enormes apreturas la de Romero, que incluso derivó en inconformidades y expulsiones de militantes, como fue el caso de su contendiente, Eliseo Martínez.

Nunca ha habido más de tres competidores en los procesos de selección interna, razón por lo cual la anticipada precontienda que se vivía hasta fines del año pasado resultaba tan inédita como artificial. De los al menos 7 postulantes, al día de hoy sobreviven tres a ser tomados en serio.

Sólo José Ángel Córdova, por el grupo de la Loma; Miguel Márquez, por el oficialismo; y Ricardo Torres, heterodoxo de la misma corriente dominante, parecen con aliento, sustento político y alianzas para llegar a la ronda final.

De las negociaciones y chantajes que Córdova ha tenido que soportar, y seguirá haciéndolo, por parte de sus compañeros de viaje, ya nos hemos ocupado y de seguro volveremos sobre el tema cuando se presenten nuevas vicisitudes.

Hoy nos ocuparemos del drama que se vive en la ortodoxia dominante. Mientras Márquez cuenta con los respaldos que parecerían más sólidos, sobre todo el de Juan Manuel Oliva y las articuladas redes que se han fortalecido empleando la nómina gubernamental, contrasta enormemente su actitud personal.

Muy distante del arrojo tempranero de Torres Origel, a quien se le conocen desplantes así en el pasado, siempre convenientemente refrenados a la hora de las negociaciones, el secretario de Desarrollo Social sigue mostrando una actitud dubitativa que linda con la indecisión.

Dividido entre su agenda de precandidato y sus obligaciones secretariales, Márquez pierde el tiempo, no logra el tono y retrata con grandes inconsistencias ante los diferentes públicos que, a querer o no, lo están valorando.

En su círculo interno abunda el oportunismo y falta claridad estratégica. El resultado es un aspirante oficial que no parece convencido ni él mismo y que menos aún puede convencer a quien lo escucha.

Miguel Márquez, contrario a su tradicional bonhomía, se muestra irritable a últimas fechas; escurre el bulto de la agenda política del estado y, lo peor de todo, no quiere escuchar críticas y se aleja de quienes la manifiestan preocupación por el rumbo de su proyecto.

Las cosas están tan críticas que en una reunión concertada por Juan Manuel Oliva y Fernando Torres Graciano para propiciar una cercamiento entre Márquez y Torres Origel, que derivara en la futura declinación del senador, éste pasó a la ofensiva y le pidió a Miguel que mejor se sumara a su campaña.

Sin coordinador logístico, la designación de Ector Jaime Ramírez Barba sólo fue nominal; sin un despacho de estrategia; sin ningún tipo de marketing político; atado umbilicalmente a Oliva y recibiendo los golpes que enfrenta el gobierno en su conjunto, al día de hoy la solidez del candidato oficial se difumina y es la mejor vitamina para las distintas disidencias.

A los 20 años de ejercer el poder, el PAN de Guanajuato parece enfilarse a una tormenta perfecta, antes que frente a sus adversarios, en su propia eliminatoria.

Botepronto

La aparición del ex presidente del IEEG, Roberto Hernández Pérez, como litigante a favor de José Ángel Córdova, también cabeza del mismo órgano, para solventar los reclamos opositores por la adelantada precampaña, deja un pésimo sabor de boca sobre la ciudadanización del arbitraje electoral en Guanajuato.

El Instituto Electoral, creado con bombo y platillo para solventar la crisis política causada por el fraude electoral del priista Ramón Aguirre, en 1991, se ha convertido, sin pudor, en la escuela de cuadros del PAN. Por si algo faltara.


  1. […] This post was mentioned on Twitter by Kennia Velázquez, Arnoldo Cuéllar. Arnoldo Cuéllar said: Se que el tema de hoy es Guerrero, pero no hay que dejar de echar un ojo a Guanajuato: Miguel Márquez: dudas que matan: http://t.co/5CSQXn0 […]

Comments are closed.

A %d blogueros les gusta esto: