Arnoldo Cuellar

Gubernatura: disputa sin ideas

In Botepronto on marzo 12, 2018 at 4:05 am

No aparecen los precandidatos, quizá no por restricciones de la absurda ley electoral, sino porque no tienen mucho que decir personalmente sin el apoyo de sus cuartos de guerra, donde parece que tampoco abunda el talento.

No se ve hasta el día de hoy un diagnóstico, ni siquiera incipiente, de los ya prácticamente definidos candidatos a la gubernatura, en torno a los problemas más graves de la entidad, sus áreas de oportunidad y las fortalezas que deben mantenerse.

El PAN, que ha gobernado por 27 años ininterrumpidos, se ha vuelto esclerótico en el poder y hoy su única idea es la de conservar los privilegios, asumiendo que les pertenece el estado como si se tratara de un patio casero.

Miguel Márquez, el gobernador saliente que sigue enamorado del poder, y Diego Sinhue Rodríguez, su heredero al que aún no se le permite opinar ni decidir, se manejan sobre la base de encuestas que les dicen que no tienen problemas para refrendar las posiciones que han detentado, en las que creen como si se tratara de un texto sagrado. En esa medida consideran que no tienen porqué cambiar.

La situación les ha conducido de la autosuficiencia al autismo; de la soberbia a la prepotencia, actitudes que son muy malas consejeras peor que sobre todo les impiden tomar decisiones justas y correctas para mejorar el accionar del gobierno.

Por eso los millones de Impulso Social nunca incidieron en el combate a la pobreza y la desigualdad; por eso los millones de Escudo no solo fracasaron en mantener alejada la inseguridad sino que incluso parecieron propiciarla; por eso los millones destinados a atraer empresas no lograron crear empleos de calidad y bien pagados; por eso su dominio de las decisiones internas del PAN no lo mejoraron, sino que lo han destrozado.

El PRI fue tomado por un grupo político que se ha caracterizado por su sectarismo, que se ha visto reducido a una sola de sus corrientes y ha excluido a las demás, al grado de obligarlas a la defección. Su candidato, Gerardo Sánchez, no ha esbozado una crítica coherente de la situación que vive el estado, mucho menos ha formulado un planteamiento alternativo.

Como José Luis Romero Hicks se convirtió en aspirante al mismo cargo y fue sumamente competitivo, quizá eso haya prejuiciado a los estrategas de Gerardo Sánchez sobre los muchos materiales reunidos por la Fundación Colosio en torno a algunos de los más delicados problemas del estado.

El candidato del PVEM, el ex procurador Felipe Arturo Camarena, se muestra sólido en los temas de seguridad, pero no en los otros terrenos que también requieren revisión a profundidad. Ya veremos si logra crecer.

Mientras que en Morena, la fortaleza de Antares Vázquez Alatorre en el discurso social aún no logra ser conocido porque hasta ahora su presencia ha sido marginal. Por si algo faltara, la única candidata mujer en el espectro se defiende de un intento de sustituirla que proviene del PT y del PES con la complicidad del dirigente Ernesto Prieto, para colocar como candidato al priista recién renunciado Miguel Ángel Chico, quien tampoco ha mostrado un discurso particularmente imaginativo.

Si bien es cierto que las campañas aún no inician y que la ley es restrictiva para profundizar en las propuestas, también lo es que la circunstancia que atraviesa Guanajuato, donde los niveles de calidad de vida se han visto frenados en algunos casos y desplomados en otros, en contrasentido al crecimiento del PIB, amerita que los políticos que aspiran a gobernar sean más serios y profundos en sus planteamientos.

Veremos si el pretexto es la formalidad legal o si, en realidad, las ideas no afloran en una clase política agotada, que nos hace sentir constantemente que el gobierno le importa solo como botín y no como el lugar para conducir a la sociedad mediante la búsqueda de equilibrios.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: