Arnoldo Cuellar

Ecologistas, ¿serán candil de la calle?

In Botepronto, Zona Franca on abril 4, 2014 at 3:15 am

Si un partido político ha sido consistente en su estrategia de cuestionamiento a la endeble transparencia del gobierno de Miguel Márquez, ha sido el Verde Ecologista en su puntual seguimiento del tema de sobreprecios en los medicamentos del Seguro Popular.

El diputado Sergio Contreras, un cuadro que ya había hecho sacrificios, como el de ser candidato a la alcaldía de León en 2009, se ha revelado como un opositor moderno y acucioso, algo que no se había visto hace mucho en la bancada verde, muy proclive a la negociación con el PAN en un pasado no lejano.

Contreras, el del Verde, fue el verdadero protagonista de la pasada glosa. sus planteamientos lograron evidenciar a tres secretarios de Estado y le dieron un cierto tono de rendición de cuentas a un ejercicio normalmente soso y sin consecuencias.

La principal aportación del coordinador de la bancada verde ha sido la de evidenciar que una mala contratación puede teñir con la sombra de la sospecha un servicio que debería ser impoluto, como lo es la atención a la salud de la parte más desprotegida de la población.

Por eso, por la radical y exitosa actuación del Verde en el Congreso local en el tema d elos medicamentos, resulta de primera importancia lo que pase en la licitación del servicio de recolección de basura en León, donde este partido forma gobierno junto con el PRI.

Hasta ahora, las cosas no marchan por buen camino. Por ejemplo, la justificación de la Comisión de Medio Ambiente para establecer la imposibilidad del municipio para prestar el servicio, es débil, inconexa y no justifica el tamaño de la decisión.

Todo el argumento que justifica la necesidad de sustituir a los concesionarios del servicio de limpia se reduce a un solo argumento:

“…presenta una deficiente operación de acuerdo a 1,348 reportes ciudadanos generados durante el año 2013, ello de acuerdo a la información porporcionada por el SIAP.”

Es decir, la presentación de 3.7 quejas diarias, en una ciudad que cuenta con 394 mil domicilios repartidos en más de mil colonias y comunidades y que genera mil toneladas de basura al día, una queja por cada cien mil domicilios, hizo que se considerara deficiente al servicio de los concesionarios.

El siguiente argumento, ya no en el dictamen sino en una desmesurada campaña de linchamiento mediático, en contra de los concesionarios, fue que se trata de cinco familias. nunca se explicó cuales son los grados de parentesco, sino que simplmente se les quiso propovocar un daño moral, cuando en ningún ordenamiento aparece la causal del parentesco como un impedimento para prestar ese o cualquier otro servicio.

Tampoco es muy alentadora la insistente versión de que la licitación está prácticamente predeterminada para beneficiar a la alianza de la empresa regiomontana Red Recolector con Vise de León.

Finalmente, la falta de un estudio contrastable que justifique el lapso de la concesión a 20 años, algo que perfectamente podría someterse a dictamen de una firma actuarial, tampoco parece la mejor forma de entrarle al delicado proceso de comprometer a las próximas siete administraciones municipales.

Los responsables del PVEM en el Ayuntamiento, señaladamente la regidora Beatriz Manrique y el síndico Eugenio Martínez, autores en buena medida de la exitosa candidatura de Bárbara Botello y, por ende, del logro de la transición, tendrían mucho que perder si no se aplican con pulcritud a supervisar que las cosas vayan bien en la que puede ser la licitación madre de la administración de la que forman parte.

Ambos tienen sobradas muestras de que en el funcionariado barbarista hay demasiados elementos improvisados, otros negligentes y algunos avariciosos, como para estar tranquilos.

La tala de la calle Motolinía, para poner un ejemplo reciente, evidenció como Obras Públicas avaló la violación de un dictamen de Medio Ambiente municipal, lo que habla de impunidad y prepotencia.

Mal se verían los Verdes, después de las batallas libradas por Sergio Contreras en contra de la opacidad del gobierno estatal de Miguel Márquez, si se prestaran a avalar una licitación salpicada de dudas en el caso de la concesión del servicio de limpia en León.

Como se ve, esto parece cada vez más la casa del jabonero.

A %d blogueros les gusta esto: