Arnoldo Cuellar

La guerrilla de Gerardo Sánchez en el PRI

In Botepronto, Zona Franca on marzo 9, 2012 at 6:05 am

Mientras el que fuera su principal oponente, el legislador Francisco Arroyo, se le suma casi con arrebato, Juan Ignacio Torres Landa sigue registrando los mensajes facciosos y chantajistas del que hace no mucho era uno de los sectores más sumisos y manipulables del PRI: la Confederación Nacional Campesina.

Su dirigente estatal, Rigoberto Paredes Villagómez, un ex alcalde de Salvatierra de perfil más bien modesto, se inflama en sus declaraciones bajo la línea que recibe de Gerardo Sánchez, su paisano que lo puso allí desde la dirigencia nacional cenecista, y confronta a Torres Landa pidiéndole “los señalamientos de cómo vamos a transitar a la unidad.”

Se trata, ni más ni menos, de plantear: “qué nos vas a dar.” Tambien se trata de establecer: “Como veo, doy.”

Sin embargo, la realidad es que la CNC ya no da nada, mucho menos votos, pero quiere mucho, sobre todo la diputación plurinominal del propio Paredes Villagómez.

Gerardo Sánchez no se hace cargo de que incluso en Salvatierra, su propio feudo, debió recurrir al fichaje de una profesionista como Guadalupe Nava para recuperar la presidencia municipal, pues sus cuadros sufrían derrota tras derrota frente al PAN.

Se trata de la misma alcaldesa que ya en el cargo tuvo problemas para gobernar, al sufrir el sabotaje de los seguidores de su mentor, y que ahora busca con muchas posibilidades  la candidatura a la diputación local con el beneplácito de Torres Landa y de Arroyo, pero no del propio Sánchez.

Eso es lo que tiene que pensar  Juan Ignacio: si cede posiciones bajo el chantaje caciquil, que después de poco le servirán o incluso le estorbarán; o de plano se enfoca en alianzas más productivas y generosas. No es un dilema que parezca difícil.

A %d blogueros les gusta esto: