Arnoldo Cuellar

DÍAS DE GUARDAR Domingo 8 de noviembre de 2020

In Análisis Político, Días de Guardar, POPLab on noviembre 8, 2020 at 11:52 am
Ilustraciones: @PincheEinnar

* Gobierno anti derechos humanos se ofende con las víctimas de violencia

* Mujeres panistas: una larga batalla contra la misoginia

* Solo duró un mes el semáforo amarillo: regresamos al naranja relajaditos

1.- Para el gobierno panista la crisis de violencia se soluciona ocultándola

El alcalde de Cortazar Ariel Corona, como diputado federal del PAN, fue uno de los que aprobaron la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares y del Sistema nacional de Búsqueda de Personas, lo cual pareció olvidársele esta semana cuando salió a defender al fiscal de Guanajuato Carlos Zamarripa y a intentar descalificar a la Comisionada Nacional de Búsqueda, Karla Quintana Osuna.

Corona, junto con el diputado Jorge Espadas, convertido en otro ariete golpeador al servicio del fiscal salieron a descalificar la información vertida por la comisionada sobre la fosa de Salvatierra y, sobre todo, a intentar un ataque por la inconformidad mostrada por Quintana Osuna al no habérsele permitido de parte de la Fiscalía de Guanajuato el acceso a la segunda fosa encontrada la semana pasada, la de Cortazar, precisamente el municipio gobernado por Corona.

Las agresivas y descompuestas declaraciones de los panistas pretendieron defender la actitud omisa y opaca de la Fiscalía de Guanajuato, que por años negó la existencia de desaparecidos y de fosas clandestinas, con la consecuencia directa de la ausencia de políticas para atender esos dos graves problemas humanitarios a los que Guanajuato no escapó, como lo sabemos hoy.

La línea que baja desde el Poder Ejecutivo de Guanajuato, la misma practicada por el poderoso exgobernador Miguel Márquez, más presente que nunca, es la de negar los problemas y tratar de ocultarlos bajo una parafernalia publicitaria y discursiva.

Diego Sinhue Rodríguez aceptó con plena sumisión esa línea, así como aceptó las herencias de Zamarripa, de Alvar Cabeza de Vaca y de medio gabinete más, sin percatarse que la política de negación ya era absolutamente ineficaz y sin aceptar que los problemas largamente pospuestos estallaban por todas partes.

Olvidan los diputados del PAN, alcaldes como Corona y los aliados que tienen en otros partidos, que el problema de las fosas, de la violencia y los asesinatos, no son las denuncias públicas, sino que esos fenómenos existan de forma real, flagrante y creciente en Guanajuato.

Karla Quintana Osuna no llegó a Guanajuato sino hasta que su presencia fue reclamada por colectivos de personas que padecieron desapariciones en su entorno familiar y que fueron una y otra vez ignoradas por las agencias del ministerio público, integrantes de la anterior Procuraduría de Justicia, que son los mismos de la hoy Fiscalía General.

Hay colectivos de familiares porque hay desaparecidos y no están atendidos, ni canalizadas sus demandas. Hay intervención de la Comisión Nacional de Búsqueda, porque aquí apenas hace unos meses se constituyó una comisión estatal, tras años de omisiones. Hay movilización social y búsquedas espontáneas, porque la autoridad está ausente, es omisa y, lo peor de todo, criminaliza a los desaparecidos a priori y revictimiza a las familias.

Y en lugar de voltear a ver esa ominosa realidad, en lugar de condolerse por las fosas con decenas de cuerpos encontradas en Salvatierra y Cortazar, legisladores como Espadas y alcaldes como Corona, no encuentran mejor respuesta que crucificar al portador de las malas noticias, en una actitud de negación de la realidad que a estas alturas resulta francamente patológica.

Dice Espadas que no se debe dejar entrar a nadie a los entierros clandestinos “para no contaminar las escenas”, en un lenguaje seudotécnico carente de absoluta empatía e ignorante, que hace a un lado preceptos como el contenido en la fracción 10 del artículo cinco de la citada ley:

Participación conjunta: las autoridades de los distintos órdenes de gobierno, en sus respectivos ámbitos de competencia, permitirán la participación directa de los Familiares, en los términos previstos en esta Ley y demás disposiciones aplicables, en las tareas de búsqueda, incluido el diseño, implementación y evaluación de las acciones en casos particulares, como en políticas públicas y prácticas institucionales.

Habría que recordarle a Espadas que la fosa de Salvatierra con 66 cuerpos fue localizada y explorada por los colectivos de familiares, quienes dieron parte a la Comisión Nacional de Búsqueda y no a la Fiscalía General del Estado por una sencilla razón: es donde han encontrado eco a sus planteamientos.

Queda claro, sin embargo, que en el PAN y buena parte de la oposición guanajuatense ya se acabaron los argumentos para defender la fracasada gestión de Carlos Zamarripa y la inoperancia del modelo autoritario, opaco y excluyente de procuración de justicia. Ahora solo queda la línea, la instrucción central y la disciplina, como en los tiempos del PRI más abyecto, para salir a defender lo indefendible con lo que sea, incluyendo sinrazones, prejuicios, misoginia y violencia verbal.

Es un PAN que avergonzaría a sus padres fundadores.

2.- PAN quita trabas a la paridad de género, pero mantiene acotada la democracia

Qué distinto sería el panorama si además de haber decidido enviar candidatas mujeres a alcaldesas en los dos municipios de Guanajuato más poblados, el PAN hubiera declarado abiertos los procesos a sus militantes para permitir un ejercicio de democracia interna.

El método de elección de los candidatos definido por el Consejo Estatal panista, es la designación, por lo que ya permean intensamente las versiones de que la candidata en León será la diputada Alejandra Gutiérrez y en Irapuato su compañera de legislatura Lorena Alfaro.

Así a la muy buena noticia de la inclusión femenina y la paridad proactiva, se añade la muy mala del dedazo, la antidemocracia o, peor aún, de la simulación.

Ayer mismo manifestaron su intención de participar en el proceso otras militantes, como la diputada Libia García y la síndico Leticia Villegas, en el caso de León; y la regidora María Chico, en Irapuato. Todo ello cuando aún las reglas del juego podrían no favorecerlas.

Sería lamentable que en la construcción de escenarios de respeto para la igualdad se continuara sacrificando un valor como la democracia, cada vez más ajeno al partido gobernante en Guanajuato, en la medida que su lógica se centra en el control vertical desde la cúpula de todo la arquitectura de poder.

Para las propias mujeres que han pugnado desde hace años por mayores espacios en los cargos de elección y que lo han logrado en esferas externas, como los congresos y a través de cambios legislativos, más que en su partido, podría constituir una incongruencia la repetición de modelos masculinos de control político como el dedazo y la antidemocracia.

La llegada de más mujeres a cargos de responsabilidad debería ser una bocanada de aire fresco en el sistema político, por ir acompañada de valores distintos a los hegemónicos en el patriarcado.

Que una pandilla de machos alfa como Miguel Márquez, Diego Sinhue Rodríguez, Román Cifuentes y Charlie Alcántara, definan dónde irán mujeres y quiénes serán, no parece la mejor forma de romper el techo de cristal.

Y lo mismo vale para los otros partidos de la dizque oposición.

3.- Un semáforo naranja muy relajado

Solo duró un mes el semáforo amarillo que en los hechos era casi verde para la población y para las autoridades. A la vuelta de cuatro semanas estamos de regreso en el color naranja con jornadas que rondan los 400 casos confirmados de COVID-19.

El secretario de Salud, Daniel Díaz Martínez, que finalmente vio truncadas sus aspiraciones de dar un salto a la política buscando la candidatura del PAN por el municipio de Irapuato, volvió a insistir en la responsabilidad de los ciudadanos, cuando está claro que desde las propias instancias gubernamentales se impulsa el relajamiento.

Las campañas para atraer turismo tiene el principal efecto de motivar la movilidad interna. El puente de Día de Muertos, sin ser feriado oficial, mostró multitudes en los centros de las ciudades. San Miguel de Allende y Guanajuato, destinos turísticos, volvieron a las escenas prepandémicas.

Desde el gobierno del estado se promocionan eventos feriales de corte industrial en una modalidad mixta, donde la parte presencial con todo y protocolos no parece muy apegada a lo deseable en tiempos de coronavirus.

El gobernador Diego Sinhue Rodríguez se dio vuelo comprando transmisiones de noticieros nacionales, con el saldo tragicómico de una famosa conductora que debió cancelar sus entrevistas presenciales en pleno Teatro del Bicentenario, porque dio positivo de Covid.

A las 24 horas de haber participado en una sesión de trabajo mezclada con fiesta de cumpleaños entre los líderes de las fracciones del Congreso y el fiscal del estado, el panista Jesús Oviedo anuncia haber dado positivo por Covid, lo que obligaría al resto de los asistentes al desayuno a aislarse por lo menos.

Ya estamos pues de regreso en el naranja, al menos oficialmente, cuando en realidad en las calles nunca se ha modificado el verde de facto. Por si algo faltara en Irapuato se disponen a celebrar un Expo agropecuaria y en León no quieren perdonar la feria de enero

¿Así cómo?

A %d blogueros les gusta esto: