Arnoldo Cuellar

DÍAS DE GUARDAR Domingo 6 de septiembre de 2020

In Análisis Político, Días de Guardar, POPLab on septiembre 6, 2020 at 11:36 am

* Portazo a México Libre traerá efectos en Guanajuato

* Silao: Manotazo de Alvar a Trejo en disputa por una policía estratégica

* Sapal asume el tratamiento de aguas y surgen las preguntas

Ilustraciones: @PincheEinnar

1.- Calderón no minará bases del PAN, pero persiste riesgo de escisiones

El INE determinó que el partido México Libre, identificado con la pareja Felipe CalderónMargarita Zavala, no participe en la próxima elección, a causa de lo que definieron como irregularidades en el financiamiento de su proceso de registro, aunque aún le queda otra instancia para apelar la decisión.

Para el PAN de Guanajuato parece una buena noticia. El partido del ex presidente fue auxiliado por numerosos panistas en activo para realizar las asambleas previas a su registro. Aquí tiene amigos y familiares, en Celaya, Irapuato y León hay núcleos calderonistas activos, que podrían haber consolidado candidaturas que irían directo por los votos históricos del blanquiazul.

Personajes como José Ángel Córdova , Guadalupe Suárez o Rosa María Rojas podrían convertirse si no en candidatos si en buenos promotores de la opción calderonista. Incluso algunos otros que aún no deja al PAN, como Sixto Zetina, , tendrían la posibilidad de ampliar su margen de maniobra y el de sus seguidores, con la opción de México Libre abierta.

Salir del PAN, por perder una candidatura, por resentimiento o simplemente por cancelación de proyecto al interior de ese partido, podría ser menos traumático si se tiene a la mano una formación de ideología similar, con viejos conocidos, en la misma tesitura que le permitió a Andrés Manuel López Obrador transvasar buena parte del PRD a Morena.

Y es que el PAN entrará necesariamente en barrena al darse la conformación de una nueva generación política, más cercana a Diego Sinhue Rodríguez y a su alter ego Juan Carlos Alcántara, que al invasivo Miguel Márquez que no acaba de acostumbrarse a la pérdida del poder, y su alfil en el PAN, Román Cifuentes.

Las rupturas que produzca ese choque son las que amenazan con dar lugar a fugas políticas para conformar candidaturas desde otras opciones. México Libre era una salida muy natural que además evitaría el tránsito de 180 grados hasta Morena.

Los Calderón – Zavala apelarán a decisión del INE ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial Federal, así que habrá que esperar. De cualquier manera, esto no le va a ahorrar dolores de cabeza al PAN de Guanajuato, no solo por el choque generacional y de poder, sino por los estilos que estarán en pugna: la marrullería de Román Cifuentes contra la soberbia de Charlie Alcántara, pintan un escenario complicada para el proceso de selección panista que terminará alimentando de candidatos a otras formaciones políticas.

Al final del día lo que queda claro es que la hegemonía panista, luego de tres décadas, ya no representa un movimiento de ideas ni de ideales, sino simple y sencilla ambición política y aprovechamiento del poder para beneficio personal. Y frente a ello, la torpeza de los tomadores de decisiones, será gasolina pura para alimentar los incendios, como si faltara combustible en la tierra del huachicol.

2.- Alvar le pone un *estate quieto* a Antonio Trejo

Solo unas cuántas semanas duró al frente de la secretaría de seguridad de Silao Rómulo Catalán, con quien subió de nivel la dependencia, anteriormente solo dirección, y que también era la apuesta del alcalde Antonio Trejo para tomar el control de la corporación siempre manejada desde la Secretaría de Seguridad del estado.

Unos días antes de la salida de Luis Felipe Hernández y el arribo de Catalán, un retén de policías de Silao se instaló ilegalmente sobre la carretera de cuota Silao – Guanajuato, detuvo a la mamá de José Antonio Yépez, El Marro, acompañada de sus abogados, después de haber sido liberada en el Cereso de Puentecillas.

Con esa acción, la corporación de Silao evidenciaba su toma de partido por una de las mafias delictivas en pugna en el estado, lo que trajo como consecuencia un ataque horas después donde perdieron la vida 3 elementos.

Trejo se envalentonó e hizo cambios en la titularidad del área de Seguridad, trayendo al criminólogo Catalán, quien debió enfrentarse a paros de los elementos, en parte por reclamo de equipo y prestaciones, en parte también como sabotaje.

El funcionario no pudo llegar muy lejos. Fuentes internas del municipio han confirmado que el primer secretario de Seguridad el estratégico municipio fue reprobado en el examen de control de confianza, realizado ante la propia Secretaría de Seguridad del Estado, por lo que se sospecha mano negra de quien estaba perdiendo el control de esa corporación, Alvar Cabeza de Vaca.

La reciente llegada de José Carlos Ramos, alfil de confianza de Cabeza de Vaca quien lo ha tenido bajo sus órdenes en la Secretaría de Seguridad de León, la del Estado y lo ha enviado a León y Celaya como director de policía y secretario de seguridad, terminó de corroborar la versión.

Silao es un punto estratégico, con el aeropuerto, el puerto interior, varios parques industriales, el C5 y las oficinas del gobernador y del secretario de Gobierno en el edificio G100 de GPI, por lo que parecía remoto que la corporación local fuera devuelta a la esfera del alcalde.

El tratamiento, sin embargo, fue rudo y Trejo queda seminoqueado después de su intento, sobre todo si se suman otros escándalos en su administración, como los moches que se cobran en su dirección de obra pública municipal, ya denunciados por constructores ante el propio Diego Sinhue y por los escándalos a los que son afectos los hermanos del alcalde.

Más allá de que la secretaría de seguridad de Silao regrese al control de Cabeza de Vaca, lo que de entrada no significa una mejoría para los preocupados ciudadanos del municipio, lo que queda claro en términos políticos son las nulas posibilidades que tendrá Antonio Trejo para buscar la reelección.

Y es que su veto parece estar decidido ya, y no por el PAN o por el superasesor del gobernador, sino por los dueños de la seguridad en Guanajuato, el Fiscal y su compadre el secretario. Esas son palabras mayores.

3.- Asume Sapal tratamiento de agua ¿para ocultar el cuerpo del delito?

Duró 20 años y como todas las cosas, acabó finalmente y no de la mejor manera. Lo que en sus inicios fue una historia de éxito dentro del esquema neoliberal de concesionar los servicios públicos a entes privados, hoy es una vergüenza que debe esconderse debajo de la alfombra.

La planta de tratamiento de aguas residuales de León inició su trabajo en septiembre de año 2000, bajo un modelo de pago por servicios, mediante el cual SAPAL no invirtió un peso y liquidó a lo largo de las dos décadas una cuota nada barata por cierto. En el último año el pago ascendía a 18 millones mensuales, 216 millones de pesos al año.

Sin embargo, desde hace cinco años la eficiencia de la planta se deterioró por diversas causas. Una de ellas fue la calidad de agua que Sapal entregaba, que no solo arrastraba desechos domésticos sino también industriales, evidenciando que no se hizo la tarea acordada en los convenios de concesión.

El concesionario, Fypasa, no hizo público el incumplimiento sino que lo litigó a través de acuerdos extrajudiciales o demandas abiertas como las que existen a la fecha, para que Sapal compensara costos de mantenimiento y deterioro de los equipos.

Pero lo que ni Sapal ni Fypasa explicaron a los leoneses, es que el tratamiento del agua se realizó de forma incompleta y, peor aún, que muchas descargas tóxicas de empresas de curtido evadieron la obligación de llegar a una planta de desbaste, complementaria de la de aguas residuales, tirándose directo a arroyos y ríos que cruzan la ciudad.

Las administraciones de Sapal encabezadas por Sergio Nava Reynaud, Francisco Obregón Navarro, Jorge Videgaray Verdad y Pedro González García presumieron siempre la eficiencia de la planta de tratamiento y la seriedad de la empresa concesionaria. Hoy, bajo la gestión de Jorge Ramírez, se hace pública la complicidad del consejo de Sapal y de Fypasa para engañar a los leoneses.

Sapal no entregaba el agua con las especificaciones a las que se comprometió en el año 2000, sobre todo por no realizar obras necesarias y aplicar políticas más estrictas a los usuarios comerciales e industriales, en tanto la concesionaria hacía mutis mientras le pagaran lo convenido.

No deja de haber responsabilidad de Conagua que también que se hacía de la vista gorda para detectar algo que ocurría a los ojos de todo el mundo. Así, el crimen ambiental se consumaba pese al enorme gasto presuntamente invertido en “sanear” el agua utilizada por la ciudad.

Asegura la actual directiva de Sapal que la situación terminará. Sin embargo no parece sencillo: para empezar tendrá prácticamente que reconstruir la planta tratadora con nueva tecnología, lo que llevará tiempo e implicará dejar el agua sin tratar por otro lapso de tiempo; la inversión que se ha anunciado, de mil 500 millones de pesos en un nuevo sistema de tratamiento, mermará las reservas de la paramunicipal destinadas a la obra del Zapotillo.

Sin embargo, lo principal es responder a la pregunta: ¿quiénes fueron los responsables de este engaño a la población, donde mientras se cobraba el saneamiento oculto en la tarifa doméstica y abiertamente en la industrial, el órgano permitía que continuara el vertido de agua contaminada a las cuencas federales.

¿Será capaz la nueva directiva de Sapal de voltear al pasado con mirada crítica o se tapará la verdad para mantener las viejas complicidades, como siempre ocurre en el reino de la impunidad política que es Guanajuato?

No hay que ir muy lejos por la respuesta.

A %d blogueros les gusta esto: