Arnoldo Cuellar

García Ramírez, el infractor

In Botepronto on enero 26, 2012 at 3:42 am

A la fecha, el bono de deuda adquirido por el ISSEG en diciembre de 2009, contratado con un banco francés y cotizado en la bolsa Euronext de Ámsterdam, ha venido cumpliendo e incluso superando el rendimiento minimo garantizado en su contratación. Sin embargo, sobre los orígenes del  tema subsisten dudas.

En dos años, los 300 millones de pesos han producido, de acuerdo a información finalmente proporcionada por el ISSEG, rendimientos de 28 millones 718 mil pesos, lo que significa una tasa de 4.78 por ciento, es decir, 0.28 por ciento arriba del monto garantizado de 4.5 por ciento.

De acuerdo a la misma información oficial, se corrobora que el valor de los títulos está depreciado en este momento en un 13.2 por ciento, es decir, cada peso vale 86.8 centavos a precio de mercado actual. Esa situación puede fluctuar hasta el término de la inversión la cual está garantizada por el propio banco Societe Generale para ser liquidada al total de su valor en 2014, si no ocurren imponderables.

Ahí acaban, sin embargo, las buenas noticias. El propio ISSEG confirma que el corredor financiero Juan Antonio García Ramírez fungió como asesor a sueldo en el ISSEG, durante la administración de Miguel Salim, de octubre de 2009 hasta este enero de 2012, cobrando por ello una percepción de 17 mil pesos mensuales.

Con ese hecho, García Ramirez incurrió en responsabilidad al operar la colocación de fondos del ISSEG al mismo tiempo que se le pagaba por asesorar la política de inversiones: es decir, fue juez y parte en decisiones que involucran miles de millones de pesos, pues hay que recordar que el fondo líquido del instituto alcanzó en esos años los 6 mil millones de pesos.

Dicha situación ameritaría la apertura de un expediente de parte de la Secretaría de la Gestión Pública, casi de oficio, que implicaría llamar a cuentas al asesor y a quien lo contrató. A menos que ya la ley haya pasado a segundo término en una administración que camina a pasos agigantados de la tolerancia a la complicidad.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: