Arnoldo Cuellar

La otra inseguridad

In Botepronto, Zona Franca on enero 9, 2013 at 3:38 am

Mientras el gobierno del estado ha decidido gastarse la friolera de 2 mil setecientos millones de pesos, el equivalente justo a 200 millones de dólares, en la contratación de una empresa que provee sistemas de vigilancia electrónica, la ciudadanía empieza a organizarse por su cuenta para defenderse de la ola de robos que la  hace víctima de un tiempo a la fecha.

En las principales ciudades del estado, destacando por mérito propio León y Celaya, la pequeña delincuencia doméstica se atreve cada vez más a incrementar el impacto de su actividad.

Del cristalazo y el robo domiciliario a casas desiertas, ahora ocurren asaltos sometiendo a los ocupantes de las viviendas. Los robos a comercios y el despojo de automóviles se encuentran a la orden del día.

Ciudades como la capital del estado, otrora una comunidad relativamente tranquila, también han visto como se acabó la paz, mientras abundan las historias de atentados contra la propiedad de vecinos y conocidos, no pocas veces con riesgo de la propia integridad física de las víctimas.

Las autoridades atribuyen el incremento de las cifras delictivas en este terreno a las circunstancias económicas. Sin embargo, hasta ahora no se conocen programas que intenten atacar el desempleo.

La derrama de cientos millones de dólares de grandes empresas armadoras de automóviles, parte de cuya inversión proviene de las arcas públicas, ha servido de muy poco para mejorar los índices de empleo de la entidad.

Ahora, a esas partidas multimillonarias se sumará la inversión del gobierno en un costoso y sofisticado modelo de vigilancia  cuya asignación y justificación sigue provocando un sinfín de preguntas que, a juzgar por la actitud de los funcionarios responsables, se quedarán sin respuesta.

Por lo pronto, surgen dos inquietudes: la primera de ellas proviene de la posibilidad de que las presiones que ya se ven y que crecerán sobre el proyecto Escudo, a fin de que muestre una verdadera utilidad, distraigan de tal modo a los funcionarios del área de seguridad que descuiden su tarea esencial.

Es como el caso de aquel que compra un coche de lujo pero que realmente no tiene a dónde ir, de manera que sacar el coche a lucir se convierte en su principal actividad, dejando de lado la utilidad del artefacto.

De poco servirá que las nuevas cámaras y los arcos de vigilancia permitan la identificación de maleantes de paso, seguidas de persecuciones espectaculares, si en verdad no descienden los índices de inseguridad cotidianos y regresa la tranquilidad a las calles de nuestras poblaciones.

La segunda inquietud es que la contundente e histórica inversión en aparatos de última tecnología obligue a descuidar la aplicación de recursos para otros aspectos igual de relevantes, como lo son el equipamiento de las policías estatales y municipales y su capacitación.

A final de cuentas, será el recurso humano y no los Ferraris tecnológicos los que den la solución o la compliquen en temas como estos.

Por lo pronto, ante la ola de robos, en muchas ciudades del estado se empiezan a organizar los ciudadanos, quienes confían cada vez menos en sus representantes públicos. Abundan las calles enrejadas en colonias residenciales de Celaya y de León, aún en contra del libre tránsito. Las juntas vecinales para intercambiar comunicación y apoyo también se ven más que antes.

Si el proyecto Escudo y su cuantiosa inversión no logran tranquilizar a los ciudadanos, será muy difícil que nos lo quieran vender como un éxito, aunque permita la captura de capos y lugartenientes al por mayor.

Lo peor que le puede ocurrir al gobierno de Miguel Márquez es que por una falta de cálculo o por ceder a la seducción de una empresa a la que más que nada debe interesarle su facturación, se encuentre construyendo los argumentos con los que su gobierno será atacado y desprestigiado en las coyunturas electorales por venir.

Hay casos cercanos que pueden ser tomados como un sano aprendizaje en cabeza ajena.

arnoldocuellaro@zonafranca.mx

www.zonafranca.mx

@arnoldocuellaro

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 6.318 seguidores

%d personas les gusta esto: