Arnoldo Cuellar

Juan Carlos Romero Hicks en la UG: regreso sin gloria

In Botepronto, Zona Franca on enero 24, 2012 at 3:46 am

El ex gobernador Juan Carlos Romero Hicks suele desesperar a sus correligionarios panistas por su  gran indecisión. Es hora, por ejemplo, de que el político guanajuatense no define su apoyo a ningún candidato a gobernador, pues quiere ganar los votos de quienes apoyan a Miguel Márquez, pero también los de José Ángel Córdova.

Sin embargo, no todos los devaneos de Romero Hicks son en sentido negativo. También es proactivo cuando le conviene: a instancias del gobernador Juan Manuel Oliva, su antecesor ha cambiado de bando en la carrera presidencial: de haber solicitado su incorporación al equipo de Josefina Vázquez Mota, ahora es un entusiasta promotor de Ernesto Cordero, pues no puede llevarle la contra a Oliva, quien le da su principal soporte a través de Alejandra Reynoso, la titular de Desarrollo Social.

En cambio, todos los titubeos de Juan Carlos Romero se acaban en cuanto se toca el tema de su vieja alma mater, la Universidad de Guanajuato. No obstante estar ya jubilado de la institución y de haber cosechado varias derrotas en las lides universitarias recientemente, no se rinde y regresa por sus fueros.

La semana que pasó concluyó el proceso de registro de propuestas para la elección de 7 de los 11 integrantes de la junta directiva de la UG. Se presentaron un total de 16 propuestas, de las cuales por lo menos siete son personajes ampliamente vinculados con Juan Carlos Romero.

Las huestes romeristas están encabezadas por el secretario de Salud Éctor Jaime Ramírez Barba, quien lo fuera también con Juan Carlos y antes se desempeñó como secretario general en la UG en el rectorado del ex gobernador. Parece que el hiperactivo secretario necesita tener doble cachucha: dejó la coordinación de campaña del panista Miguel Márquez y ahora busca un espacio en la instancia que decide el nombramiento de los altos cargos universitarios.

Otras propuestas son la de Enrique Navarro, Dolores Álvarez Gasca, José Antonio de la Peña, Silvia Álvarez Bruneliere y Jorge Acevedo, todos vinculados en su pasado laboral con Romero Hicks.

Por lo que se ve, el ex rector quiere pertrecharse para que no le vuelva a ocurrir lo que le pasó la última vez: que le marginen de la decisión de opinar sobre los futuros rectorados. Si ese no es un cacicazgo, entonces ¿qué es?

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 6.178 seguidores

%d personas les gusta esto: