Arnoldo Cuellar

Romero Hicks, el errático

In Análisis Político, Zona Franca on agosto 17, 2011 at 4:48 am

Ya aparece en la instalación de la mini comisión de elecciones del PAN, ya en la grilla interna de la Universidad de Guanajuato o bien cerca del gobernador Juan Manuel Oliva, con quien litiga su apoyo para una candidatura al senado. Ya adivinó, es el ex gobernador Juan Carlos Romero Hicks.

Se podría pensar que tanto y tan equívoco activismo parte de dos condiciones fundamentales y concurrentes: el desempleo y el aburrimiento. Sin embargo, resultan muy pobres como justificaciones ante una conducta que lo menos que saca a relucir es una marcada incongruencia.

Juan Carlos Romero no ha sido un político profesional, como pudieran serlo Francisco Arroyo y Carlos Chaurand, en el PRI; o Juan Manuel Oliva y Fernando Torres Graciano, en el PAN. Proveniente de la academia, su afortunada inclusión en el PAN pareció una inyección de sangre nueva desde la sociedad civil.

Incluso, la administración del ex rector universitario mezcló en dosis convenientes a cuadros panistas con otros de corte apartidista y hasta algunos provenientes de partidos como el PRI, como fue el caso del tesorero Luis Mario Aguilar y Maya.

Su arribo a la dirección del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, tras el triunfo de Felipe Calderón, no parecía incongruente, sobre todo por su pasado universitario, aunque ya en el cargo debió afrontar críticas fuertes de una parte de la comunidad científica del país, principalmente la vinculada a la izquierda.

Hasta allí, el paso de Romero por la administración pública estatal y federal mostraba cierta congruencia. Su salida de Conacyt ocurrió de manera abrupta e hizo pensar en una falta de cumplimiento de las expectativas bajo las que se le nombró. Su única salida fue el regreso al terruño.

Ya aquí desde hace varios meses, Juan Carlos Romero ha tratado de mantenerse en la lógica de la política profesional. Se le ha promocionado para la dirigencia estatal del PAN, para la alcaldía de Guanajuato y, ahora, para una senaduría. En todos los casos, parece que se trata de proyectos que no honran su carácter de ex gobernador.

Es una apreciación común que el ex rector no tiene necesidad de trabajar para vivir, por lo que no se explicaría su afán por mantenerse en la política por cuestiones prácticas. Si se tratar sólo de un afán de servir, el hecho de haber ocupado por seis años el máximo cargo político de Guanajuato debería ser suficiente para satisfacer las más altas expectativas de un ser humano en sus cabales.

¿Afán protagónico? No parece, sobre todo conociendo el talante reflexivo de Romero. Será el simple virus de la política y el poder, ante el cual no parece poder ni siquiera la autocrítica más acerba.

Pero el protagonismo político de Romero Hicks no se queda sólo en su personal proyección, sino que sus esfuerzos se aplican también en otros espacios.

Desde hace algunas semanas, el ex gobernador se da tiempo para citar a conspicuos integrantes de los órganos de gobierno de la Universidad en un hotel de los rumbos de San Javier, en la capital del estado, para cabildear a favor de la candidatura de Luis Felipe Guerrero Agripino, el rector del campus Guanajuato.

El asunto no es menor. En primer lugar por la abierta intromisión de quien gobernó los destinos de esa institución por tres lustros, primero como rector y después como gobernador, atentando de forma directa en contra de la autonomía (antes y ahora) que él mismo construyó.

En segundo lugar, al impulsar la que quizá es la opción más abiertamente identificada con el PRI de los cuatro candidatos a la rectoría general, para lo cual basta  revisar los nexos de Agripino con personajes con Nicéforo Guerrero, Gabino Carbajo, Luis Felipe Sánchez o Isidro de la Peña.

¿Estará Juan Carlos Romero Hicks, como en sus orígenes, deshojando la margarita entre PAN y PRI?

Probablemente ni él lo sepa.

Lo más seguro es que se trate de otro caso del cada vez más extendido fenómeno de los zombis que pululan en la política mexicana a todos los niveles: son personajes que no quieren darse cuenta de que su ciclo ya terminó, aunque todos los demás lo sepan y nadie quiera decírselos.

Botepronto

El anuncio de la instalación de la empresa Honda en Celaya fue otro batazo de cuatro esquinas del gobierno de Juan Manuel Oliva que, sin embargo, quedó matizado por la nube de polvo que despertó el mega mitin de Ernesto Cordero en la ciudad de León, el pasado domingo.

Vaya paradoja. Quizá un gobernador de Guanajuato concentrado en fortalecer el cierre de su gestión, mostrando logros como los que ha obtenido Oliva en los últimos meses y afianzando los cabos sueltos de su administración, proporcionaría al PAN más votos que cualquier desfiguro electorero.

No será así. Preocupado por estar a la altura de su fama como operador electoral, algo que puede estar quedando rápidamente en el pasado, el mandatario guanajuatense seguirá en dos pistas, a cual más de exigentes ambas.

Puede ser, es una posibilidad, que este desdoblamiento conduzca, por lo menos en términos políticos, a un drama como el de la Penélope de las historias homéricas: que deshilaba de noche lo que tejía de día, pero con peores resultados que los de la esposa de Odiseo. Aunque esta vez sea en japonés.

arnoldocuellar@zonafranca.mx

www.zonafranca.mx

  1. Estimado Arnoldo, en mi parecer, el que Juan Carlos esté allegado al actual Rector de Campus de Guanajuato, no obedece a tintes partidistas, sino a cuestiones meramente políticas intrínsecas de la Universidad. Considero lo anterior dado que los priístas a los que mencionaste, cercanos a Guerrero Agripino, son personajes protagónicos de la política local guanajuatensed, de un mismo núcleo social tan sólo del tamaño que la pequeña capital y su pequeño círculo social permiten. Vale la pena recordar que en Guanajuato Capital todos nos conocemos, y afortunadamente para algunos y desafortunadamente para otros más, los protagonistas políticos de la capital son priístas, hasta ahora… En síntesis, no es que Guerrero Agripino esté con los priístas, sino que no hay más con quien operar a nivel local…

Los comentarios están cerrados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 6.374 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: